jueves, 21 de diciembre de 2017

Erasmus+: 30 años enriqueciendo vidas y abriendo mentes

"30 años enriqueciendo vidas y abriendo mentes"


Este es el lema que representa la celebración que se ha llevado a cabo este año para celebrar los treinta años del programa ERASMUS.

El pasado lunes 18 de diciembre tuvo lugar, en el Teatro Real de Madrid, el acto de clausura de este trigésimo aniversario. Y fue allí donde pude ser consciente de la magnitud de este programa.
Usando la página web del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación, cito algunos datos relevantes (fuente original http://sepie.es/30-aniversario.html)
Las Jornadas contaron con la participación del Secretario de Estado de Educación, Don Marcial Marín.


Su historia
El Programa original comenzó en 1987 como un programa de intercambio que ofrecía a estudiantes universitarios la posibilidad de aprender y enriquecerse estudiando en el extranjero. A lo largo de los últimos 30 años ha ampliado su alcance y envergadura. Hoy Erasmus+ ofrece un mayor número de oportunidades tanto a personas como a organizaciones, como por ejemplo ir de voluntario o aprendiz a países extranjeros y cooperar en proyectos conjuntos. El Deporte también se ha convertido en una parte importante de Erasmus+ y, además, actualmente el Programa se extiende a países de fuera de Europa.
De hecho, desde el lanzamiento del programa Erasmus+ en 2014, dos millones de personas de todos los ámbitos se han beneficiado de las oportunidades que ofrece, tales como periodos de estudios, de prácticas o voluntariado, adquiriendo experiencia en el extranjero. Y durante estos últimos 30 años ya han participado un total de cinco millones de personas.
Entre 2017 y 2020, Erasmus+ brindará oportunidades a más de dos millones de personas en toda Europa y resto del mundo.
 Homenaje a Don Manuel Marín, padre del programa Erasmus en España. 


Sus beneficios
Ayuda a la inserción laboral de los jóvenes:
Erasmus+ aumenta la empleabilidad de los jóvenes, permitiéndoles mejorar sus habilidades, su experiencia y reforzando la confianza en sí mismos.
o    1 de cada 3 estudiantes en prácticas consigue un puesto de trabajo en la empresa en la que realizó sus prácticas Erasmus+.
Construye el sentimiento de ciudadanía europea:
Erasmus+ acerca a los europeos para que aprendan, trabajen y cooperen juntos, animando a la participación activa en la sociedad.
o    El 83% de los estudiantes que han participado en movilidades de Educación Superior manifiestan que su sentimiento de ciudadanía europea ha aumentado tras realizar un periodo de estudios en el extranjero con el programa Erasmus+.


Promueve la inclusión social:
Erasmus+ es para todos, ofreciendo financiación y apoyo adicional a personas de entornos desfavorecidos y a inmigrantes.
o    Entre los participantes jóvenes, un tercio son jóvenes con menos oportunidades.
Facilita la libre circulación de las personas:
 Erasmus+ ayuda a las personas a desarrollar una perspectiva internacional.
o    Después de una experiencia Erasmus+, los participantes se sienten más motivados para viajar al extranjero para estudiar, realizar prácticas, voluntariado o para trabajar, y las empresas en todo el mundo aprecian esta experiencia internacional.

 Nuestro proyecto, KA1, queda resumido y enmarcado en esta imagen, pero primero, recordemos el nombre:

'Improving the management and professional skills of teachers who work in a multilingual, incluse high school'



 D. Pablo Martín González, Director del Servicio Español para la Internalización de la Educación (SEPIE), Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD), nos presentó los resultados de la Convocatoria Erasmus+ 2017 y las novedades de 2018.
Doña Sara Pagliai, Directora de la Agencia Nacional Erasmus+ de Italia (Indire) nos habló sobre la importancia de la educación en la construcción europea.
Por último, Doña Vanesaa Debiais-Sainton, Jefa adjunta de la Unidad de Educación Superior y responsable de la campaña de comunicación del 30 aniversario Erasmus+, Comisión Europea, nos habló sobre el futuro del programa Erasmus+.

Creo que con leer esto ya nos hacemos una idea pero si, además, le ponemos caras y voces a todas estas cifras y datos, Erasmus+ nos llega al corazón.
  
Porque allí pudimos escuchar las voces de las caras NACIONALES del ERAMUS+: la de Inmaculada  y sus alumnos de Cuenca, la de Nazaret, una magnífica repostera, la de Irene Gómez y su experiencia en Finlandia.etc. (si quieres conocerlos consulta el apartado 'paquete de comunicación' de esta página web )


 Pero lo que realmente me convenció de que hay que seguir en ERASMUS+ y que vamos por el buen camino fue ver a los premiados con menciones honoríficas porque entre ellos estaba un chico sordociego que había hecho su ERASMUS en Educación Superior, una chica ciega, y cuando los ves piensas que hay que seguir, que vamos en la dirección correcta, que merece la pena.
 
 Os dejo aquí una galería de imágenes y videos del emotivo acto.
Con esto creo que podéis ver lo afortunado que es nuestro IES SIERRA MÁGINA de Mancha Real al formar parte de este gran universo de aprendizaje, cambio social y perspectivas de un mejor futuro para nuestro sueño europeo.


'LA EDUCACIÓN ES FUNDAMENTAL PARA LA CONSTRUCCIÓN EUROPEA', Sara Plagiai, directora de la Agencia Nacional Eramus de Italia.


Os dejamos con una breve concierto de despedida que cerró una jornada de trabajo inolvidable. 


Aprovecho para desearos a todos nuestros seguidores -por cierto, ya hay lectores de 60 países- una muy Feliz Navidad.

María José Catena García.
Jefe de Formación, Evaluación e Innovación del IES Sierra Mágina de Mancha Real.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

El IES SIERRA MÁGINA de Mancha Real participa en las Jornadas Provinciales de Difusión de Proyectos Erasmus+

Repensando nuestro Instituto

'Hay que mostrar la cara visible del trabajo que se está haciendo y cómo ello está transformando poco a poco la realidad de los centros'

El pasado martes 28 de noviembre se celebraron en el recinto provincial de Ferias y Congresos de Jaén las Jornadas Provinciales de Difusión Erasmus+, cuyo objetivo es dar a conocer los proyectos Europeos que se están llevando a cabo en nuestra provincia así como informar al profesorado interesado sobre todo lo relacionado con el programa Erasmus+, que ya ha celebrado sus 30 años de vida. Esta Jornadas vienen siendo organizadas por el Centro de Profesorado de Jaén desde hace ya varios años y este año han contado tanto con la colaboración del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación como de la Consejería de Educación.


Como ya ocurriera el año pasado, nuestro IES fue invitado a participar en estas Jornadas para presentar nuestro proyecto KA-101, ya en su segundo año de vida. 

Las Jornadas, con un aforo repleto, fueron inauguradas por el Consejero de Innovación de la Junta de Andalucía y por la Delegada de Educación de Jaén, quienes, entre otros aspectos, destacaron la importancia de los proyectos Erasmus+ en la educación de hoy en día, en tanto que internacionalizar nuestros institutos supone abrir nuestras comunidades educativas a nuevos horizontes y realidades, ofreciendo a todo el profesorado y al alumnado unas oportunidades únicas de ampliar miras y establecer contactos con compañeros que tienen las mismas inquietudes y afán de mejora que nosotros. 
Igualmente, estos proyectos están estrechamente incardinados en la 'Estrategia Europa 2020', entre cuyos objetivos está el hecho de reducir la tasa de abandono escolar un 10%, aumentar la tasa de titulados en educación superior en un 40% y la lucha contra la pobreza y el riesgo de exclusión social en 20 millones de personas.

Dejaron caer algunos datos de mucha relevancia, entre los que destacamos: 

-la obligatoriedad de que todo el profesorado  acreditado para impartir docencia en las secciones bilingües deberá obtener la certificación de nivel C1 en un período de 4 años
-somos ya más de 12.000 profesores y más de 40.000 alumnos los que estamos implicados en estos programas, lo que nos da una idea de su importancia. Es importante conocer estas cifras ya que todavía pululan por los centros algunos profesores que creen que esto es cosa de dos o tres, sin mayor transcendencia.
-el 21% del total de los proyectos en marcha en España están en centros de Andalucía, la comunidad autónoma que más proyectos lleva adelante, destacando la provincia de Jaén con mayor número de proyectos. Vaya, resulta que Jaén no sólo destaca por tener el mayor número de parados. Parece que el profesorado de Jaén sí destaca en el conjunto nacional en este sentido. Chapó.






















Destacaron también el hecho de que estos proyectos son un semillero de innovación, muy necesarios desde un punto de vista social e hicieron mucho hincapié en el esfuerzo que el profesorado está llevando a cabo para sacar estos proyectos adelante en los centros.
María José Catena y Manuel Molina han sido los encargados de presentar el proyecto ante un grupo bastante nutrido de profesores de toda la provincia, algunos de ellos con proyectos en marcha y otros muchos con intención de poner en marcha un K1 o un K2 durante la presente convocatoria.

Fueron casi 9 horas de trabajo intenso, ya que incluso durante la comida se aprovecha para establecer contactos con compañeros que están realizando magníficos proyectos de los que queremos aprender. Por cierto, hay que destacar que -con honrosas excepciones, como la de Javier, que acaba de aprobar sus oposiciones con 25 años y ya se está metiendo en este mundillo- la edad media de los asistentes es bastante alta, algo que nos debe hacer reflexionar con respecto a la implicación del profesorado que se está incorporando a los centros.


Cabe destacar la presencia de Blanca Admetlla y de María Goretti Alonso, del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE), dos auténticos pesos pesados que hicieron una excelente presentación de los aspectos más relevantes del programa Erasmus+ y de alguna de sus novedades más reseñables, como por ejemplo, los nuevos proyectos de asociaciones de intercambio escolar KA229.

Queremos aprovechar para recordar los cuatro objetivos estratégicos de estos programas, razones por las que nuestro IES está metido en, como se comentó cariñosamente en las Jornadas, 'este dulce berenjenal':

1) Aprendizaje permanente y movilidad de los docentes y alumnos.
2) Calidad y eficacia de la educación y de la formación.
3) Equidad, cohesión social y ciudadanía activa.
4) Creatividad e innovación en todos los niveles TIC.







 Manuel Molina y María José Catena

martes, 28 de noviembre de 2017

Carmen Guzmán nos informa sobre su experiencia jobshadowing en Lytchett Minster School

¡Hola a todos!
Como ya sabéis, el pasado mes de septiembre, nuestro compañero José Marcos Resola y yo hicimos las maletas y nos fuimos a Poole, en el sur de Inglaterra, a hacer un “job shadowing” en el precioso Lytchett Minster School.

 La verdad es que fue una pequeña locura dejar seis días a mi numerosa familia, pero, ¿cómo iba a dejar pasar una oportunidad como ésta? Ya hacía tiempo que sentía la necesidad de un poco de aire fresco, de conocer otras formas de trabajar y de recuperar contacto directo con la cultura anglosajona. Además, si el proyecto lo lideran compañeros con tanto entusiasmo y que lo transmiten tan bien como Manolo Molina ¡imposible no lanzarse! Ahora, pasado un tiempo, debo reconocer que a pesar del papeleo y de la tensión de los últimos preparativos, ha sido una experiencia muy enriquecedora.

Nuestro objetivo era observar el funcionamiento del centro en general, prestando atención tanto a la metodología empleada en las clases como a la atención a los alumnos con necesidades educativas especiales. De esto último ya os hablará José Marcos con más detalle. Yo me voy a centrar en lo que más me llamó la atención del funcionamiento del centro y de la metodología en las clases, sobre todo en las de lenguas extranjeras.

HOUSE SYSTEM
El centro funciona con  un sistema de “casas”. En cada una de ellas se enseñan determinadas asignaturas, por ejemplo, en la Gault House se enseñan lenguas modernas, así que allí tenían lugar las clases de español y francés. Esto significa que, a diferencia de nuestro sistema, son los alumnos los que se trasladan de un aula a otra y de un edificio a otro al sonar el timbre. Aunque podáis imaginarlo como algo muy caótico, para nada lo es, todos los alumnos se desplazan por el centro con un rumbo fijo, lo que favorece la puntualidad. Además, cada profesor tiene su aula asignada, decorada a su gusto y con todos los materiales y libros que necesita, lo que favorece la planificación, el orden y la concentración.


José Marcos Resola y Carmen Guzmán con Mr Andrew Mead, director de LMS

ASIGNATURAS
En este aspecto, lo que más me ha llamado la atención ha sido la asignatura llamada “food technology” que se imparte en distintas cocinas muy equipadas con las que cuenta el centro. Me ha parecido muy interesante esta asignatura, ya que permite a los alumnos integrar distintos aprendizajes: matemáticas (pesos y medidas), química (procesos químicos de los alimentos), hábitos de vida saludables…

CONVIVENCIA
En cuanto a la convivencia, me ha parecido muy buena idea que haya personal encargado exclusivamente de los alumnos que tienen comportamiento disruptivo, con los que hacen una gran labor de manera coordinada con los jefes de las casas.
































TUTORIA
La labor de tutoría es muy diferente a lo que estamos acostumbrados, no es tan burocrática ni tan individualizada. Cada mañana, los tutores tienen media hora con su grupo, durante la que tratan las dificultades que haya y hacen diferentes actividades: por ejemplo, un día pudimos observar como hacían un juego relacionado con el Día Europeo de las Lenguas.

CLASES
Aquí me voy a centrar en las clases de lenguas modernas, que son las que más he procurado observar porque es donde más podía aprender para mi trabajo.

Me han gustado muchas cosas:
1. Los profesores utilizan un “sitting plan” para sentar a los alumnos según competencia curricular
2. La clase está muy estructurada y planificada: empieza con saludo individual y el profesor siempre escribe en la pizarra el objetivo del día. Las actividades que se hacen son repetitivas pero muy sencillas y lúdicas.
3. Las tareas se mandan con bastante plazo para entregarlas.
4. El centro proporciona a los alumnos todo el material necesario (libros, libretas, bolígrafos, etc) y aquí esto funciona bien, sobre todo porque cada profesor tiene lo que necesita en su aula y lo tiene todo perfectamente controlado.






Lo que no me ha gustado es la obsesión por las pruebas finales de etapa. Visité diferentes clases de year 11 (equivalente a nuestro 4º ESO) de distintas asignaturas y en todas estaban centrados en preparar el dichoso examen.

Después de todo este rollo pensaréis que mi semana en Poole solo ha sido laboralmente interesante, pues no, estáis equivocados. Mi experiencia Erasmus+ me ha enriquecido también personalmente. He conocido una parte de Inglaterra nueva para mí: he paseado por Poole y he descubierto la preciosa ciudad de Bournemouth, con la preciosa playa de Allum Chine

He conocido a algunos profesores estupendos en Lytchett (mención especial para la encantadora Marisol) y sobre todo he tenido la oportunidad de conocer más de cerca y trabajar en equipo con mi compañero José Marcos, cuya amistad será posiblemente uno de los mayores tesoros que he encontrado en esta aventura.

Profesorado del departamento de Lenguas Modernas que ha acogido a nuestros compañeros en LMS

En fin, por todo esto y por mucho más, me alegro mucho de haberme subido a ese avión. Muchas gracias a todos los que me habéis ayudado a que esto haya sido posible, sobre todo a Manolo, María José y a José Marcos, que fuisteis los que sembrasteis la semilla del proyecto.

Carmen Guzmán.
Coordinadora del proyecto de Bilingüismo del IES Sierra Mágina, Mancha Real.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Manuel Ortega: un veterano embarcado en una aventura Erasmus+


        Puede sonar algo temerario, pero haciendo mías las palabras de nuestro coordinador “a veces nos liamos la manta a la cabeza y nos lanzamos a la piscina”. Eso fue lo hice cuando me subí al carro de este proyecto seducido por la ilusión que me transmitió nuestro coordinador, y la idea de una experiencia multicultural empezaba a fraguarse en mi mente.

Burning Love


     El 9 de Julio embarqué en Barajas con destino la academia EuroPass (pincha el enlace web: http://www.europass.it/es/) sita en la preciosa ciudad italiana de Florencia, no sin mediar algún que otro incidente. Durante una semana realicé un curso denominado 'Photo and video making in our classroom: creating and adapting visual resources'. No soy neófito en el tema de fotografía,  por lo que no esperaba muchos aportes en el aspecto técnico, pero sí otras cosas, y ese sentido la experiencia no defraudó. Mis expectativas estaban más vinculadas a establecer contactos con nuestros homólogos en otros países europeos y afrontar algún tipo de experiencia con valor didáctico.

Foto Manuel Ortega 2017
            El primer día fue la repera. Me quedé estupefacto al escuchar las presentaciones de mis compañeros. Uno tras otro realizaban interesantes exposiciones en un inglés fluido. Mi nerviosismo crecía por momentos y cuando me tocó empecé pidiendo disculpas por mi inglés. La reacción de apoyo de mis compañeros fue inmediata y cariñosa, lo que me relajó y ayudó a realizar una presentación con la que quedé relativamente satisfecho. Un intenso dolor de cabeza que pedía un ibuprofeno y una siesta de las gordas me acompañó de vuelta a casa, pero no podía despistarme porque nos encomendaron trabajo de campo para ilustrar pasajes del día a día de Florencia. Aquí os dejo algunas capturas que realicé esa tarde.    
Foto Manuel Ortega 2017


 

             Los días siguientes transcurrieron a un ritmo vertiginoso y fuimos aprendiendo algunos aspectos del lenguaje cinematográfico a la vez que explorábamos técnicas de gestión y producción de video. La meta era producir nuestra propia película, En cinco días. Decidimos que sería un  Stop-motion (pincha el enlace) de entre 30 y 60 segundos de duración. Sí, menos de 1 minuto pero ni os imagináis el trabajo que trae todo esto. Programamos y distribuimos el trabajo como un equipo en el que cada cual aportó lo que supo y pudo. Estábamos entusiasmados con el proyecto, hasta el punto de echar horas extra. El tercer día algunos ni comimos y empalmamos la sesión de mañana con la de tarde porque no estábamos dispuestos a terminar la semana sin poner nuestra “peli” en el candelero. Y es que disfrutamos como enanos, desde el storyboard con el que nos hartamos de darle a la sin hueso, pasando por la recreación de los escenarios, mimando cada detalle, hasta la planificación de la iluminación y la realización de cada etapa superada resultaba gratificante. El resultado fueron 920 fotografías con las teníamos que editar lo que finalmente llegaría a ser una de las joyas de youtube, nuestra película: “Burning Love”


Foto Manuel Ortega 2017

Foto Manuel Ortega 2017
     Es difícil valorar todo lo que me traigo de esta experiencia, pero evidentemente me traigo muchas cosas. Un batiburrillo en el que no puedo dejar de subrayar   

Foto Manuel Ortega 2017
1)  La inmersión lingüística que para mí ha significado al tener que enfrentarme a una convivencia de trabajo con 10 profesores procedentes de distintos puntos de Europa usando como nexo la lengua inglesa. ha sido una experiencia dura, sí, pero gratificante y emocionante.

2) El trabajo como un equipo, en el que cada cual aportó lo mejor de si, que nos valió el reconocimiento y unas emocionantes palabras de despedida en las que nuestro monitor recalcó ese hecho.

3) El producto final. Nuestra intención era filmar una película en la que plasmar los conocimientos y técnicas trabajadas en los tres primeros días de curso. El resultado, siempre mejorable, nos dejó un producto muy divertido que mereció la proyección en un pase especial como colofón fin de curso: Burning Love

4) La estancia en una bellísima ciudad, con muchísimo sabor pese a la marea turística que la azota. Seis tardes se quedan muy cortas para explorar y disfrutarla. Hay que repetir cada rincón. No te cansas de pasar por el ponte Veccio y la piazza da Signoría, ni de contemplar boquiabierto esa inmensa catedral o deleitarse con la visas que de la ciudad ofrece el mirador de San Michel Angelo... ¡qué pasada! Una semana que se pasó volando. No queda otra que volver.:

Foto Manuel Ortega 2017


Thanks to all of you!

Manuel Ortega García.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Cristina García: por qué recomiendo participar en un proyecto Erasmus+

Sólo hizo falta ver la energía que irradiaban aquel día Manuel Molina, María José Catena y José Marcos Resola cuando empezaron a hablar de la posibilidad de solicitar un Proyecto Erasmus. Para ellos no era una posibilidad; para ellos era un impulso muy fuerte que pronto transmitieron a un buen puñado de compañeros. Siempre he pensado que lo que realmente hace a una persona trabajar de buen grado es ver cómo los que le guían trabajan con ahínco. Y así fue como se las apañaron para meternos a nosotros, a este grupo Erasmus +, en esta aventura cargada de sorpresas y de aire fresco.  

Lo que al principio fue una sensación de incertidumbre, de no saber qué, ni cómo, ni cuándo, se fue perfilando progresivamente cuando nuestros embajadores, con Manolo y María José a la cabeza, empezaron a darle forma de ilusión a pesar de las ingentes cantidades de trabajo a las que se enfrentaron. Cogieron la bandera y rompieron el hielo. María José y nuestro director, Ernesto Medina, fueron los primeros en armarse de valor y energía y volar a Inglaterra en busca de respuestas, de perspectivas, de ideas, de proyectos...a los que Manuel Molina dió el relevo (literalmente) en su “job shadowing” en Hungría. También él vino cargado de planteamientos y propuestas, eso sí, con energía suficiente para seguir organizando, poniendo, quitando, llevando, trayendo, haciendo y deshaciendo hasta que toda la comunidad educativa se enteró de qué era aquello del Erasmus + y por qué es por lo que se trabajaba.


Llegó el verano, y Manuel Ortega voló a tierras italianas hasta Florencia, donde llevó a cabo su curso de formación en la Academia Europass. Sigo teniendo mi opinión de que Manuel sabía acerca de “aparatitos”, audiovisuales y creación y edición de videos más que el propio profesor de Europass. Pero lo que él no sabía es que iba a ser capaz de desenvolverse con total soltura una semana en inglés, ni que su mente se iba a abrir 360 grados no, mucho, mucho más, mezclándose con las distintas nacionalidades y propuestas que sus compañeros de curso le brindaron. Y yo seguí sus pasos, sólo que lo mío no es la tecnología ni los ordenadores, ni la edición de vídeos. Lo mío era la inteligencia emocional y, como ya os comenté, habrían sido necesarias mil maletas para poder traerme todo cuanto aprendí aquellos días. Empiezo a notarlo en mis alumnos y compruebo cada día que ellos también lo empiezan a notar.


Después de nosotros, Carmen Guzmán y José Marcos Resola dieron el salto y les hicieron otra visita a nuestros amigos del Lytchett Minster School (sí, amigos, después de sus visitas a final de curso  y las nuestras...amigos, claro que sí). Inauguraron así el inicio de curso y también trajeron ese semblante que todos traemos, ese aire fresco en la cara, esas ganas de ponerse manos a la obra. Maria José Catena también lo trajo de Hungría, del Màrach Imre Gimnázium hace no mucho. Ella viajó sola esta vez y se impregnó del amor por los idiomas que allí profesan y por el teatro. Y de Buda. Y de Pest.

Y todo esto que traemos, no nos lo quedamos. Lo regalamos a quien lo quiera. Se lo contamos y lo mostramos. Poco a poco lo experimentamos y nos atrevemos a ponemos a prueba. Creamos el sentimiento de unidad, de trabajo en equipo. Todos empezamos a sentirlo.















¿Que si recomendaría a mis compañeros iniciar un proyecto europeo? ¿Hace falta que conteste con “sí” o “no”? No creo que haga falta, ¿eh?


Cristina García Torres.

María José Catena: una gran experiencia personal y profesional: Job-shadowing Erasmus+ en Budapest


María José Catena y Ágnes Papa. Jobshadowing en Budapest.

He dejado pasar un tiempo antes de hacer esta entrada para no dejarme llevar por la emoción del viaje. De Budapest volví entusiasmada. Una gran experiencia en lo personal y en lo profesional. Una semana intensa, de verdadera inmersión lingüística, una semana “de las lenguas”. Me vi inmersa en el magiar o “magyar”, en el “inglés”, como era de esperar, pero también en el “italiano”, en el “alemán” y en el “francés”. Visité todas estas clases de idiomas y pude comprobar como en el Mádach Imre Gimnázium los alumnos pasan de una lengua a otra sin problemas, como sus profesores “con pocos recursos”, un “método comunicativo” y con clases planificadas “al segundo” consiguen lo mejor de los alumnos.  No tienen métodos innovadores, al contrario, pero tienen una programación de aula muy exhaustiva, sin dejar nada a la improvisación. 

Una semana intensa, de verdadera inmersión lingüística, una semana “de las lenguas”




Una programación, por cierto, que no está escrita en ningún sitio porque ni siquiera tienen “cuaderno del profesor” pero que está más que diseñada  y es lo que se percibe en cuanto traspasas la puerta del aula. Junto con estas clases de idiomas que siguen un método comunicativo, el habitual en la enseñanza de idiomas hasta hace muy poco, tienen un programa para fomentar la creatividad de los alumnos y sus relaciones sociales, que pasan por las enseñanzas de  música, de artes plásticas, de teatro y de audiovisuales. En cuanto a la organización y representación de  alumnos, utilizan un sistema parecido al político, los representantes de los alumnos_ nuestros delegados de curso_ pueden presentar sus candidaturas para una comité que organiza eventos culturales en el centro, musicales, literarios, dramas, etc.


Aspectos del centro que me parecieron especialmente destacables: el método que utilizan para las clases de música, el método Kodály, la importancia que le dan al arte dramático en el desarrollo curricular y personal de los alumnos y el tratamiento que los profesores dan a los alumnos. ¿Qué a qué me refiero con esto? Se respira respeto, respeto mutuo. Que los alumnos respeten a los profesores es lo normal, pensaréis, pero también me llamó la atención el respeto de los profesores a los alumnos y no en el trato, que eso también lo hacemos nosotros, solo faltaría, sino en respetar sus ritmos.


 Si un alumno muestra signos de cansancio o desinterés en un momento puntual, lo ignoran. Si se distrae en clase, esperan a que vuelva a centrar su atención sin decir nada. Si necesita comer porque las clases empiezan a las 7.15 algunos días y tienen que viajar al centro un largo camino, pues lo hacen y nadie se inmuta. Esto me hizo pensar que quizás nosotros, puede que sea yo y vosotros no lo hagáis, nos centramos demasiado en lo que el alumno hace mal y le llamamos demasiado la atención en esos momentos. Ellos no. Como digo, dejan que el alumno vuelva a centrarse, con paciencia y con mimo.  

Junto con todas estas interesantísimas clases, disfruté de una preciosa ciudad con un tiempo magnífico,  ayudé a algunos alumnos con su español y conviví con una de las profesoras del centro y su encantadora familia. Como decía arriba, una “inmersión” lingüística y cultural.

Con esta visita he terminado mi experiencia ERASMUS + y ya lo estoy echando de menos.


Quiero aprovechar para dar las gracias a dos maravillosas personas, las dos grandes amigas que tengo en Budapest, que han hecho que esta experiencia se haya podido realizar, y que nuestro IES haya podido llevar a cabo este proyecto Erasmus KA101, Ágnes Papa y Ágnes Simóvitz, a cual mejor profesora. ¡Uf, difícil respuesta!

María José Catena García.
Jefa de Formación, Evaluación e Innovación del IES Sierra Mágina de Mancha Real.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Cristina García: tras un curso Erasmus+ en Florencia

Más vale tarde que nunca…

No me lo puedo creer. Tanta red social y tanta comunicación. Tanto charlar con unos compañeros y con otros, con amigos y con familiares acerca de mi viaje a Florencia, tanto poner los dientes largos con mi semanita en la Toscana y...¿a vosotros no os había contado aún nada? Me váis a tener que disculpar. De sabios es rectificar. 
Como ya adelantaban Manuel Molina y también Manuel Ortega justo antes de irnos de vacaciones en julio del curso pasado, este verano yo (al igual que Manuel Ortega y alguno más que se me viene a la cabeza) también he estado currando una semanita en mitad de agosto. Y, que quede entre vosotros y yo... ¡¡¡ vaya gustazo de semanita!!!  
Tras alguna aventurilla veraniega, me las apañé para coger un avión rumbo a Florencia para asistir allí a un curso de formación de la mano de nuestro Proyecto Erasmus + K1, en la prestigiosa academia de profesores Europass. El curso tuvo lugar entre los días 7 y 12 de agosto y versaba acerca de “Conflict Management, Emotional Intelligence and Bullying Prevention”, o lo que es lo mismo, "Gestión de conflictos en clase, inteligencia emocional y prevención de bullying".
El curso, una auténtica delicia que me entusiasmó, no sólo a nivel profesional, sino también a nivel personal; la academia, una maravilla (alguna peripecia hay también por ahí para contar, como el escape de gas en aquel precioso edificio Neoclásico y consecuente intoxicación de monóxido de carbono...en fin, gajes del oficio); los profesores, grandísimos profesionales con mucho que enseñar y muchísimas ganas de aprender de todos y cada uno de los alumnos que allí estábamos. Y Florencia...bueno, de Florencia no diré más que, si no la conocéis, no deberíais dejar escapar la oportunidad de organizar una escapada allí porque es una joya de ciudad. Un auténtico regalazo para los sentidos. Resumiendo, que no me quiero enrollar más de la cuenta: aprendí muchísimo de otros modos de ver la vida, hablé ingles como una loca (¡qué ganas tenía!) y espero que todos podamos enriquecernos de estas pequeñas ideas y perspectivas que tanto nos pueden ayudar (creo) en nuestro día a día en las clases (y en casa): MINDFULNESS, INTELIGENCIA EMOCIONAL Y GESTIÓN DE CONFLICTOS. Así que os invito, a cualquiera de vosotros que os apetezca o que estéis interesados, a que nos sentemos a reflexionar acerca de todo esto un poquito más y así poder compartir con vosotros el material, apuntes y sensaciones que de la Toscana me traje aquel caluroso mes de agosto.  


Cristina García Torres.